Skip to main content

En AUTELEC Tecnología, una empresa valenciana de ingeniería electrónica dedicada al diseño y fabricación de maquinaria agroalimentaria especializada en aceite de oliva y firmemente comprometida con el medio ambiente, no saben lo que es la obsolescencia programada, ese fatídico término tan tristemente de moda en los últimos tiempos. Mejor dicho, sí lo saben, pero no lo practican. Sus equipos siguen trabajando tras tres décadas de funcionamiento. Y todos tienen garantizado su mantenimiento y reparación, algo que no es habitual en el sector. ¿El gran beneficiado? El cliente, por supuesto, pero también el medio ambiente.

Desde sus comienzos hace casi 40 años, en Autelec han apostado por el diseño de una electrónica propia que ha permitido mantener en perfecto funcionamiento todos sus equipos, desde el primero hasta el último. Y es que en esta empresa radicada en la localidad valenciana de La Pobla de Vallbona no hay lugar para los equipos obsoletos: a día de hoy todas sus máquinas -incluso las primeras, con cerca de 30 años funcionando- tienen asegurado su mantenimiento, dado que todos los circuitos electrónicos se fabrican y reparan. Al contrario de lo que ocurre con otras fir- mas, que se ven obligadas a sustituir las tarjetas electrónicas debido a las averías, generando así unos residuos electrónicos difícilmente reciclables, en Autelec apuestan por su reparación, algo lógico si pensamos que, al tratarse de diseños propios, “siempre será mas económica y eco- lógica la reparación que la sustitución”, señala su gerente, Vicente Carot, quien reconoce que “algunos clientes se sorprenden al saber que seguimos teniendo repuestos de máquinas tan antiguas”. En efecto, toda la maquinaria comercializada por esta empresa con casi cuatro décadas de experiencia en el sector, desde el montaje más tradicional hasta el más moderno sistema SMD (Surface Mount Device, esto es, tecnología de montaje superficial), es fabricado en sus instalaciones, y sus técnicos también se ocupan de la programación de todos los equipos. En el caso de las envasadoras, tras vender más de 2.000 unidades en los cerca de 40 años de historia de la compañía, el tiempo medio transcurrido desde su instalación hasta el primer desajuste asciende a más de 10 años, superando en la actualidad los 25 años de rendimiento a pleno funcionamiento. “Pocas máquinas se mantienen activas tanto tiempo y así nos lo comunican nuestros clientes: esta máquina lleva aquí desde siempre y sigue funcionando correctamente”, indica con indisimulado orgullo Carot. “No obstante -añade-, eso nos hace cada vez más difícil poder perfeccionar los nuevos modelos; pero la experiencia y, sobre todo, las inquietudes que nuestros usuarios nos transmiten, es lo que nos mueve a seguir innovando y mejorando nuestros productos, sin olvidar a esas primeras máquinas que merecen seguir funcionando correctamente. Por tanto, podemos decir que nuestro camino está guiado por los propios usuarios y asesorado por nuestro equipo de técnicos”.

Especialistas en aceite de oliva

 

Desde Autelec apuntan que “nuestras envasadoras nacieron por y para el aceite, no vinieron derivadas de máquinas de vino, vinagre ni otros productos, y aunque a día de hoy los últimos modelos disponen de versiones para otros productos, seguimos centrados en el aceite de oliva, donde hemos conseguido una má- quina muy equilibrada y con una fiabilidad elevada, la DL-294 Plus”. En efecto, esta envasadora por peso destaca por su versatilidad, pues en pocos segundos se puede variar la cantidad de aceite de oliva a envasar entre 0,01 y 10 litros y miniaturas, con resolución de 0,001 litro, adaptándose perfectamente a envases de 1, 2, 3,785 (1 Galón) ó 5 litros, sin necesidad de proceder a ningún ajuste; y por su alta precisión, gracias a su sistema de dosificación por peso que elimina errores producidos por distintas viscosidades y temperaturas, y al ajuste automático y continuo que incorpora -después de llenar cada envase, la máquina comprueba automáticamente la cantidad envasa- da y realiza las correcciones oportunas en caso necesario-. Ideal para vidrio, latas, plástico o cerámica, está dotada igualmente de un sistema antigoteo altamente eficaz para evitar que se ensucien los envases.

Un modelo cuya gran demanda ha provocado que su fabricación se extienda a lo largo de todo el año, permitiendo de esta manera su entrega casi inmediata y evitando así esperas innecesarias. Todos los departamentos de la empresa están interconectados y su personal se encuentra capacitado para, en momentos puntuales, ser lo suficientemente flexible como para volcarse en uno de ellos y poder dar salida lo antes posible al trabajo re- querido, constituyendo esta flexibilidad una baza importante a la hora de cumplir los plazos establecidos para llevar a cabo un proyecto. Así, el área de investigación e in- novación siempre está trabajando en nuevas soluciones con las técnicas mas avanzadas, y para el control de calidad la empresa dispone de equipos de alta precisión; mientras que el servicio de atención al cliente se encarga de prestar asesoramiento sobre todo los equipos en aras de garantizar su mantenimiento en perfectas condiciones de trabajo, siempre atendiendo a criterios de rapidez y economía. Y para concluir, un consejo y un agradecimiento. “A lo largo de todos estos años, y dada la difusión de nuestra marca, numerosas empresas -tanto españolas como extranjeras- han intentado sembrar la confusión ofreciendo servicios en nuestro nombre. Por ello, y velando siempre por el correcto funcionamiento de los equipos, desde Autelec recomendamos no dejar el mantenimiento en manos de empresas ajenas a la marca; desconfíen de llamadas y correos que intentan ofrecer sus servicios en nuestro nombre, y verifiquen siempre los datos que figuran en la web oficial (logotipo, teléfonos…)”. “Autelec no es sólo una empresa, no son sólo las personas que la componen, sino todas aquellas que a lo largo de estos años han aporta- do su trabajo y conocimiento, y que, aunque ya no estén con nosotros, contribuyeron al desarrollo de nuestros equipos. Sin olvidar, claro está, a todos nuestros clientes, sin los cuales no estaríamos aquí ahora, y a los que queremos expresar nuestro más sincero agradecimiento”.

En el caso de las envasadoras, el tiempo medio transcurrido desde su instalación hasta el primer desajuste asciende a más de una década

VER PDF

Leave a Reply